“La invitación es a no dejar de creer”: Diego Herner

Diego Herner arribó a las toldas ‘Escarlatas’ a principios del 2015 y desde entonces su presencia ha adquirido relevancia paulatinamente. El argentino es una muestra de gallardía para, con trabajo, superar las dificultades que en un principio se le presentaron. Partido a partido, el defensa se ganó el corazón de la hinchada, la cual ahora suplicaba su retorno al equipo, después de una lesión que parecía alejarlo durante más tiempo de las canchas. Un referente de la defensa ‘Escarlata’, un protagonista de la gesta del ascenso; Herner regresa al combinado rojo para aportar más esfuerzo y sacrificio.

“América es especial, un equipo grande, con historia, al que todos quieren ver. El estadio de Ibagué no se había llenado de esa forma nunca: América genera eso. Lo anterior también nos llena de compromiso a seguir trabajando fuerte. Eso es lo bueno de jugar en equipos grandes porque eres local en muchas partes. Vamos por buen camino, no hemos ganando nada, pero debemos seguir así.”

Algo curioso en su regreso a la titularidad fue el hecho de influir positivamente en el rendimiento de su compañero de zaga Eder Castañeda. Esa noche el joven central brilló y se convirtió en una de las figuras del compromiso. Para el hincha, es importante saber que los jugadores defensivos están preparados para cumplir con su labor a cabalidad en cualquier momento.

“Es una alegría que Eder haya sido figura aunque siempre procuramos que los delanteros lo sean. El nivel de Castañeda hace que todos tengamos que subirlo porque acá la competencia es muy buena.”

El llamado de Herner es a no perder la fe. No dejar de creer en el equipo, así el panorama sea incierto. Confiar en que se encontrarán los caminos para sacar adelante un compromiso. La escuadra demostró que los partidos no ‘terminan hasta que terminan’, por eso, dejarse caer por un gol del rival es destruir la mentalidad forjada durante el semestre pasado, esa que se sobreponía a la adversidad con empuje y arrollaba a los oponentes.

“Si nosotros hubiéramos dejado de creer, no hubiéramos ascendido. Un golpe, como el gol recibido de Junior, es leve comprado con el de Quindío en el partido del ascenso. Estamos para aprender de esas derrotas, las experiencias también vienen de los malos ratos. Hemos demostrado que podemos revertir con argumentos ese tipo de situaciones. La invitación es a no dejar de creer.”

Share Now

Related Post

Déjenos su comentario